lunes, 12 de mayo de 2008

Los zapatos más caros del mundo son de Manolo Blahnik


Manolo Blahnik es el diseñador de zapatos más famoso del mundo. Sus “manolos” se han convertido en el mejor complemento para la mujer elegante y dispuesta a gastarse la escalofriante cifra de 3.000 euros. Según el economista.es, el zapato más caro del mundo corresponde a la marca de Manolo Blahnik. Su precio no baja de 400 euros. Le acompañan en los siguientes puestos del ranking Jimmy Choo, Sergio Rossi, Ernesto Espósito y Pedro García.

Entre las famosas que lucen su calzado se encuentra Sarah Jessica Parker. La actriz los valoró como a su propia vida en la serie que protagoniza, Sexo en Nueva York. Sarah comparte con su personaje, Carrie, la afición por los diseños de Manolo. Gracias a esta serie de televisión sus zapatos han alcanzado fama mundial. Otra que tiene una opinión similar de los zapatos de Manolo Blahnik es Madona. Para la cantante son mejor que el sexo porque duran mucho más.


De padre checo y de madre canaria, Manolo Blahnik nació en Santa Cruz de la Palma en 1942. Su infancia la pasó en una plantación de plátanos. Después de estudiar arquitectura y literatura en Ginebra y de pasar un tiempo en París estudiando arte, se trasladó a Londres. En la capital inglesa consiguió un puesto de fotógrafo en el Sunday Times. Con gran velocidad se introdujo en el mundo de la moda. Se hizo amigo de Eric Boman, quien escribió un libro titulado Blahnik by Boman. A photographic conversation. El fotógrafo resume con estas palabras el contenido del volumen: “El trabajo de Manolo es su respuesta ante la vida. Este libro es mi respuesta hacia la suya". Otra amistad de Manolo fue con Paloma Picasso. La diseñadora y mujer de negocios, además de hija de Pablo Picasso, le presentó a Diana Vreeland (1903-1989), editora de la revista Vogue en Estados Unidos. Ella fue quien le puso en la dirección del diseño de zapatos después de que fuera Manolo por Nueva York con un portafolios, dentro del cual llevaba bocetos de sus zapatos y ella quedara admirada al verlos.


En 1972 hizo diseños para Zapata, una boutique de Chelsea. Un año más tarde compró la tienda. Para la famosa publicación Women’s Wear Daily, Manolo tiene uno de los espíritus más exóticos de Londres y su calzado es totalmente novedoso. En 1974, el zapatero posó junto con Angelica Huston para la revista Vogue Inglaterra, por lo que se convirtió en el primer hombre que aparecía en una portada de está revista. En 1978 hizo una colección para Bloomingdales, una importante cadena minorista americana, y al año siguiente abrió su primera tienda en Estados Unidos, en la Madison Avenue de Nueva York. Ha creado zapatos para las grandes diseñadores de prestigio como Perry Ellis (1980), Calvin Klein (1984), Isaac Mizrahi (1988), John Galliano (1992), Bill Blass, Carolina Herrera y Oscar de la Renta (1994), Christian Dior (colección de Alta Costura, 1997) y Zac Posen (2001), entre otros. Es el primer diseñador de calzado cuyo trabajo se expone en el Museo del Diseño de Londres, fue en el año 2003.

En cuanto a reconocimiento tampoco anda escaso. Le han otorgado grandes premios internacionales de la moda como el Premio Especial del Consejo de Diseñadores de Moda de América (CFDA), el Premio Balenciaga y el Nieman Marcus de Estados Unidos. Además, se le concedió el Doctorado de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de Londres y el premio la Aguja de Oro en España. La cosa no se queda ahí, ha sido nombrado Diseñador Honorífico de la Industria en Londres y ha recibido la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes del propio monarca español Don Juan Carlos.


Manolo Blahnik ha abierto recientemente una tienda en Madrid, concretamente en la calle Serrano Nº 58. Como buen español sabe que España es un buen lugar para apostar por la moda. A través de un escaparate al estilo del siglo XVIII, muestra su colección como si de una obra de arte se tratara. Y se puede decir que lo es, ya que este diseñador modela con sus manos las formas y tacones de sus zapatos. Su zapato perfecto es el que combina armonía, comodidad, equilibrio y diseño. Como material prefiere la seda y poca piel.

Las mujeres no son las únicas que pueden lucir unos zapatos de Manolo Blahnik. Los hombres también pueden llevar puestos un buen par de “manolos”. Los primeros en hacerlo han sido el pintor David Hockney y los cantantes Mick Jagger y Bryan Ferry. Según el modista “un hombre ha de buscar lo que le guste. Si es un romántico, llevará un zapato romántico. Si es un bohemio, se decantará por un zapato bohemio. Si es aburrido, uno aburrido…”.